Galeria Fernando Pinós

Cartografía (És). Miquel Paton

Del 3 al 28 de mayo

Consell de Cent, 325 · 08007 Barcelona
Ver mapa
Tel. +34 934 677 203
fpinos@fpinos.com
www.fpinos.com

De lunes a sábado,
de 10h a 14h i de 16h a 20h

#EL PAPER DE L'ART 2016

  • Cada nueva exposición de Miquel Paton se presenta como lo haría una partitura. Entrad en la sala, en la galería o en el museo que la acoge y de repente os sentiréis arrebatados por una música silenciosa: la de sus cuadros que se dirigen tanto a nuestra vista como a una especie de oído interior. Cada obra es un pentagrama cromático que el artista hace resonar en nosotros a través de un sutilísimo entramado de melodías y armonías. Unas horizontales, las otras verticales y unas y otras conformando una sola partitura, muda y elocuente.
  • Álex Susanna
  • Escriptor Y crítico de art
  • Un delta inmenso, de color
  • De colores imperturbables y cromatismos cálidos que acogen un entorno cercano, en la planicie, más allá del horizonte. De connotaciones complejas y no primitivas, la obra de Miquel Paton emociona y te pregunta hacia donde llevan los caminos del Delta del Ebro, de pincelada contundente y geometrías de cuadriláteros? ¿Dónde estoy, cuando finaliza este camino que se identifica con elementos que migran, de componentes constructivos, de piezas que conforman la suma de fuerzas de una sociología visual?
  • Núria Gil Duran
  • Doctora en Historia del Arte y profesora
  • Cuando contemplamos un cuadro de Miquel la vida no se muestra tal como es: existe un esfuerzo de depuración, de abstracción, de búsqueda de lo esencial sobre lo anecdótico. El hombre aparentemente no aparece, pero se hace presente entre los surcos de color a cobijo de las pequeñas construcciones. Allí existen muchas pequeñas historias, pero ninguna de ellas es la Historia. Siempre queda una distancia por recorrer que cada día el pintor trata de salvar.
  • Ramon Rosales
  • Catedrático de Filosofia y profesor
  • Podría ser una cartografía de los sueños. Pero de cuáles. Y de quien. La pintura de Miquel Paton podría ser la visión de un vuelo panorámico sobre los campos cuadriculados y de inesperado cromatismo del delta del Ebro, la inalcanzable planicie solo apostrofada por las casitas de campo de aspecto triangular, ah, la geometría esencial. O más bien, el producto de una reflexión sostenida, solitaria, fértil, que tiene que ver con la intencionalidad de la pintura, con el significado de las formas y con aquello que nos constituye.
  • Emili Rosales
  • Escritor y editor

REDES SOCIALES